7 estrategias efectivas para eliminar la baja autoestima

Escucha más contenido interesante en mi canal de YouTube

Cómo disminuir la baja autoestima

Tener una autoestima equilibrada es esencial para un desarrollo personal adecuado y una vida satisfactoria. Sin embargo, existen circunstancias que provocan en nosotros el desarrollo de una autoestima baja. En esta oportunidad, te comparto 7 acciones que puedes llevar a cabo para disminuir la baja autoestima y así mejorarla gradualmente. ¡Manos a la obra!

Lo que debes saber sobre la autoestima

¿Qué es la autoestima?

La autoestima se define como la evaluación subjetiva que una persona hace de sí misma y el valor que se otorga. Ella está compuesta por creencias y emociones asociadas, como el orgullo, la vergüenza, la culpa y la dignidad. Esta también se forma a partir de las experiencias y la retroalimentación recibida a lo largo de la vida, desde la infancia hasta la edad adulta.

Entonces, ¿Qué es la baja autoestima? Para responder esta pregunta te explico la diferencia entre una autoestima sana y su contraparte negativa. Para comprender mejor el tipo de autoestima que puede tener una persona, lo dividí en dos categorías: Autoestima alta y autoestima baja. ¿Qué significa cada una?

La autoestima alta es una valoración positiva de uno mismo. Las personas con alta autoestima tienen una fuerte creencia en sus propias habilidades, y se sienten capaces y valiosas. Ellas tienen una visión sana de sí mismas, son capaces de afrontar desafíos con confianza y no son demasiado críticas consigo mismas.

Por el contrario, la autoestima baja es una valoración negativa de uno mismo. Las personas con baja autoestima a menudo se sienten inadecuadas, incompetentes, y no valoradas. Poseen una visión negativa de sí mismas y suelen ser muy críticas consigo mismas. Por lo tanto, estas personas tienen dificultades para tomar decisiones, temen al fracaso, y son sensibles a la crítica.

¿Qué causas generan baja autoestima en una persona?

Regularmente, las causas de una autoestima baja están asociadas con experiencias negativas en la vida de una persona, y estas son variadas. Te comparto las causas más comunes que provocan este tipo de autoestima:

  • El abuso, la negligencia y la crítica constante. Estas acciones pueden ser hechas por algunas personas cercanas como los padres, los profesores, u otras figuras de autoridad.
  • El fracaso, el rechazo, el acoso, la discriminación, o la pérdida de un ser querido. Estas experiencias negativas pueden darse en la niñez, la adolescencia, e incluso la edad adulta.
  • Los medios de comunicación, la sociedad, y la cultura en la que vive una persona. La sociedad y la cultura también influyen en la autoestima de un individuo. Los estándares sociales pueden ejercer presión en las personas afectando así su autoestima.
  • Ciertos trastornos mentales. Algunas condiciones como la depresión, la ansiedad o los trastornos alimentarios pueden afectar la autoestima de un individuo.

¿Cómo se siente una persona con baja autoestima?

Quien tiene baja autoestima puede experimentar algunos malestares que le afectan en su vida diaria. Estos síntomas son los siguientes:

  • Sentimientos negativos. La persona puede sentirse inadecuada, incompetente, indigna, y experimentar desamor.
  • Autocrítica excesiva. Es la tendencia a ser demasiado crítico con uno mismo y a centrarse en los defectos y errores.
  • Dificultad para tomar decisiones. Esto es la falta de confianza en las propias habilidades y juicio.
  • Sensación de no ser amado o apreciado por los demás.
  • Perfeccionismo. Esto supone la necesidad de hacer todo perfectamente para evitar la crítica de los demás.
  • Miedo al fracaso. Esto significa evitar nuevas experiencias o desafíos por el temor a fallar o equivocarse.
  • Sensibilidad a la crítica. Esto es reaccionar de manera exagerada a la crítica o la desaprobación de los demás.

Las 7 acciones para eliminar la baja autoestima

Antes de pasar a las estrategias, es importante que sepas lo siguiente. Si, a pesar de realizar cada una de las acciones que te comparto, no ves algún cambio positivo o sientes que no puedes salir adelante solo, siempre está la opción de acudir a un profesional de la salud mental para una mejor atención a tu situación. Dicho esto, vamos a las acciones.

1. Autoconocimiento

Tener conciencia de tus pensamientos, emociones y comportamientos es el primer paso para el cambio. La introspección y la reflexión pueden ayudarte a comprender mejor tus patrones de pensamiento y comportamiento.

2. Autocompasión

Trátate a ti mismo con la misma amabilidad, compasión y comprensión que le ofrecerías a un amigo en una situación similar. La autocompasión implica ser amable y compasivo contigo mismo, reconocer que el sufrimiento es una parte normal de la vida y tener una perspectiva equilibrada de tus errores y defectos.

3. Afirmaciones positivas

Utiliza afirmaciones positivas para reforzar creencias positivas y aumentar la autoestima. Las afirmaciones positivas son declaraciones afirmativas que puedes decirte a ti mismo en momentos de duda o ansiedad.

4. Establecimiento de metas realistas

Establece metas realistas y alcanzables para ti mismo. Alcanzar estos objetivos te ayudará a aumentar tu confianza y sentido de logro.

5. Autocuidado

Tomarse tiempo para cuidar de uno mismo, tanto física como mentalmente, es fundamental para la autoestima. Esto incluye mantener una alimentación saludable, hacer ejercicio, dormir lo suficiente, manejar el estrés y participar en actividades que te den placer y satisfacción.

6. Práctica de la atención plena

La práctica de la atención plena es estar presente en el momento actual sin juzgar. Esto puede ayudarte a reducir la autocrítica y a aumentar la aceptación de ti mismo.

7. Comparación social positiva

Es importante evitar la comparación negativa, que puede hacer que te sientas menospreciado o minimizado. En lugar de compararte con los demás, trata de enfocarte en tu propio progreso y en cómo puedes mejorar.

Escucha más contenido interesante en mi espacio en Spotify

Para concluir

La autoestima juega un papel crucial en nuestro bienestar emocional y mental. Aunque los retos de la vida pueden afectarnos, debemos recordar que una autoestima sana puede cultivarse. Por otro lado, es fundamental entender que somos seres imperfectos en un viaje de crecimiento y autodescubrimiento, y está bien buscar apoyo cuando sea necesario. Invertir en nuestra autoestima no solo mejora nuestra calidad de vida, sino que también nos empodera para hacer contribuciones positivas a los demás. ¡Salud por tu nueva autoestima mejorada!