Como dominar los pensamientos intrusivos

¿Qué es un pensamiento intrusivo?

Un pensamiento intrusivo ocurre cuando aparecen ciertas ideas que provocan un temor irracional. Al decir irracional, me refiero a pensamientos que son fuera de lo común, y por lo tanto, quien tiene este tipo de pensamientos puede llegar a asustarse por ello.

Para tener un entendimiento mas claro, te explico uno de los ejemplos de un pensamiento intrusivo que mas veo cuando leo al respecto. Imagina que te asomas por una ventana que esta en un séptimo piso y de repente te llega este pensamiento: “¿Y si me aviento por la ventana?”.

Existen pensamientos intrusivos de todo tipo. Por poner otros ejemplos, tenemos los siguientes: ¿Y si le pego al señor de al lado?, ¿Qué pasaría si mato al gato del vecino?, Me voy a desnudar aquí en publico, etc. Como ves, no solo aparecen en forma de pregunta, sino también en afirmación e incluso negaciones como por ejemplo: “¿Por que no meterme en la fila sin que me importe lo que digan? Podría hacerlo…”

El nivel de intensidad se experimenta a través de la incomodidad o el temor que te genera un pensamiento intrusivo. Esto quiere decir que, mientras mas bizarro o extraño para ti es un pensamiento, el nivel de angustia o miedo es mas fuerte.

¿Son normales los pensamientos intrusivos?

Los psicólogos comentan que si hasta cierto punto. Tener ideas negativas es algo normal en la gente, lo que no es tan bueno es que este tipo de pensamientos se vuelvan recurrentes al grado de frustrar y atemorizar a quien los padece.

Para comprender mejor, usemos el ejemplo de la ventana en el séptimo piso. Si este pensamiento ocurre una sola vez o es esporádico, es considerado inofensivo y relativamente normal. Lo malo ocurre si el mismo e incluso distintos pensamientos se vuelven compulsivos al grado de convertirse en obsesivos, y por lo tanto, pueden afectar tu rutina de vida.

¿Cómo saber si los pensamientos intrusivos pueden afectarte?

Antes de conocer cuándo son perjudiciales los pensamientos intrusivos, recuerda que, aunque parecen aterradores, solo son ideas inofensivas rondando tu cabeza. Ahora veamos cuándo pueden afectarte de verdad.

Cuando sientes que puedes ejecutarlos en la realidad

Cuando los pensamientos intrusivos son cada vez mas recurrentes y toman fuerza, al grado de hacerte dudar o creer que puedes llevarlos a cabo, es tiempo de encender las alarmas.

Te sientes culpable por ellos

Si los pensamientos intrusivos te hacen sentir mal, al grado de considerarte absoluto responsable si llegan a ocurrir, debes poner el semáforo en rojo.

Te sientes angustiado por la llegada de un posible pensamiento

Si estas nervioso y te agobia la idea de que llegue un nuevo pensamiento intrusivo a tu mente, es señal de que estos estan afectando tu vida.

Los pensamientos intrusivos catastrofistas nos pueden hacer creer que existe un peligro real que hay que impedir cuando, en realidad, nos preocupa la posibilidad de que aparezca un peligro y hacemos algo para sentir alivio por esa preocupación.

Centro de Psicologia Santiago Cid
#enricova

¿Cómo manejar los pensamientos intrusivos?

Antes de aprender a mantener bajo control los pensamientos intrusivos es importante remarcar que, si sientes que estos sobrepasan tus posibilidades de mantenerlos a raya, acude con un profesional de la salud mental. ¡Es muy importante que lo hagas!

Los pensamientos son solo eso, pensamientos

Que se te pase por la cabeza que habrá un suceso negativo no significa que va a ocurrir. Recuerda que son solo pensamientos y tu tienes el jucio y el poder de hacerlos realidad o no.

Deja de esforzarte en controlarlos

Tu cerebro está diseñado para que los pensamientos surgen de forma automática, tanto los positivos como los neutros y los negativos, sin que ese proceso requiera tu atención o planificación. Deja de pelear en contra de ellos.

Déjalos ir de tu mente

Cuando llegue un pensamiento intrusivo, simplemente no le des tu atención y déjalo pasar de largo. Tu controlas a qué ideas prestar atención y a cuales no.

Continua con tus actividades diarias

Enfócate en las tareas que haces a diario, esto mantiene tu atención en lo importante y disipa mejor los pensamientos intrusivos o secundarios.

Ve a un psicólogo si es necesario

Recuerda que si los pensamientos intrusivos estan afectando tu vida de una manera grave, es importante conseguir apoyo profesional.

Comparte con tus Amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.